Vidasana Clínica Universidad de Navarra Página de inicio

Cáncer de pulmón. Síntomas, tipos, tratamiento y esperanza de vida

Leída 36746 veces

25/11/2013 Valoración: 3.9 con 32 votos

Compártelo:

Cáncer de pulmón

Cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón se considera el tumor maligno que más muertes produce en el mundo por encima de otros cánceres con mayor incidencia en la población general como el de colon o el de mama, ya que su detección en etapas tempranas es difícil y en el 90% de los casos se diagnostica en estadios avanzados donde el tratamiento ya no es tan eficaz.

Sin embargo, a pesar de su alta mortalidad es uno de los cánceres mas evitables porque su origen está vinculado directamente al consumo de tabaco y no fumar o dejar de hacerlo, es la mejor prevención posible.

Causas del tumor

La causa principal es la exposición al humo de tabaco por inhalación de las sustancias cancerígenas que tiene el humo del tabaco. El 90% de los casos de cáncer de pulmón se dan en fumadores ya que fumar aumenta hasta 30 veces las posibilidades de desarrollar un cáncer de pulmón y entre los fumadores pasivos, el riesgo de padecerlo es casi dos veces mayor que una persona no expuesta.

La cantidad de cigarros que se fuman y los años de consumo también influyen decisivamente en el aumento del riesgo, siendo mayor cuanta más cantidad y durante más años se fume y disminuyendo paulatinamente al dejar el hábito del tabaco.

Otras causas de base genética o ambientales como la inhalación de asbesto, amianto o hidrocarburos aromáticos y padecer otras enfermedades pulmonares como EPOC o fibrosis pulmonar, también pueden ser origen de un cáncer pulmonar pero su incidencia es significativamente menor.

Incidencia

En España se diagnostican aproximadamente 20.000 casos al año y se da más en hombres que en mujeres en relación de 9 a 1, representando el 20% de los tumores en los hombres por el 3 % en las mujeres, aunque en los últimos años debido al aumento del consumo de tabaco entre las mujeres su incidencia crece anualmente a un ritmo del 2,4 % mientras que en hombres se ha estabilizado.

La mayoría de los casos se diagnostica a partir de los 65-70 años aunque no es infrecuente detectarlos desde los 40 años en fumadores de inicio temprano al tabaco.

Fuente:

Prevención del cáncer de pulmón

Prevención del <strong>cáncer</strong>No hay técnicas diagnósticas para la detección precoz del cáncer de pulmón como hay para otros tipos de cáncer y solamente el 10% de los casos se detecta en estadios iniciales en los que el cáncer es curable mediante cirugía. Suelen ser hallazgos casuales en una radiografía de tórax en reconocimientos médicos generales o en estudios por otras patologías.

La única prevención efectiva es no fumar o dejar de hacerlo. La realización de un TAC torácico de control a todos los fumadores para detectar nódulos de pulmón incipientes es un método discutido y todavía en evaluación por lo que favorecer y ayudar a los fumadores para que abandonen el tabaco es el medio más eficaz para disminuir la incidencia de esta patología donde el 90% de los pacientes fallecen en los primeros cinco años tras el diagnóstico.

Síntomas

El síntoma principal es la tos persistente acompañada o no de expectoración. Se da en 3 de cada 4 pacientes pero no es un síntoma específico del cáncer de pulmón porque el tabaco, de por sí, produce una irritación bronquial con síntomas respiratorios que puede llevar a que un fumador diagnosticado de bronquitis aguda o enfermedad pulmonar obstructiva crónica reste importancia al agravamiento de sus síntomas.

    • Tos persistente o cambios en la tos crónica habitual
    • Hemoptisis (sangre con la tos)
    • Disnea (sensación de falta de aire)
    • Sibilancias (pitos en el pecho)
    • Disfonía (cambios en la voz)
    • Dolor torácico y al inspirar (al coger aire)

Además de estos síntomas respiratorios, el cáncer cuando está avanzado produce una serie de síntomas comunes a cualquier cáncer que afectan al estado general: pérdida de peso, falta de apetito, cansancio general, defensas bajas y fiebre.

Si el cáncer ha diseminado afectando a otros órganos a distancia (metástasis) puede acompañarse de síntomas locales por donde se ha extendido. Preferentemente estos órganos son el cerebro, el hígado, las glándulas suprarrenales y los huesos, manifestándose en dolores de cabeza, vómitos, convulsiones, déficits neurológicos, debilidad extrema y dolores óseos.

Diagnóstico

diagnóstico del <strong>cáncer</strong>Para confirmar la sospecha de cáncer de pulmón son necesarias pruebas de imagen como la radiología de tórax y el TAC de tórax con el fin de ver la localización exacta y su extensión, pero es imprescindible realizar una biopsia del tumor por la técnica necesaria en cada caso, según el tumor esté más o menos profundo, para identificar el tipo histológico del cáncer porque esto condicionará el tratamiento a seguir posteriormente.

Otras pruebas como el PET, la gammagrafía ósea o la resonancia magnética cerebral se reservan para búsqueda de metástasis a distancia para descartar o por sospechar una posible diseminación a otros órganos del cuerpo.

Tipos de cáncer de pulmón

Tras la biopsia del tumor, el estudio histológico de la muestra tomada determinará el tipo de tumor desarrollado, estudio fundamental para orientar el tratamiento.

Dentro de los distintos tipos de tumores malignos que pueden aparecer en el pulmón destacan algunos por su gravedad, frecuencia y relación con uno u otro sexo, lo que parece reflejar un mecanismo de carcinogénesis distinto en hombres y mujeres.

    • El cáncer de pulmón de células pequeñas o microcítico o en granos de avena es el más agresivo de todos por su rápido crecimiento y su tendencia a producir metástasis. Representa el 20 % de todos los cánceres de pulmón.
    • El carcinoma escamoso o epidermoide es el más relacionado con el tabaco y el más frecuente en los hombres fumadores crónicos. Representa el 30% de los cánceres de pulmón y su crecimiento es relativamente lento.
    • El adenocarcinoma es más frecuente en mujeres. No tiene una relación tan estrecha con el tabaco aunque también aparece más entre personas fumadoras que en las no fumadoras. Como su diseminación a distancia es habitual, sus primeros síntomas muchas veces no son los típicos pulmonares. Representa el 25% del total de cánceres pulmonares.

Estadiaje

La clasificación de la fase en la que está el cáncer de pulmón se representa con letras mayúsculas según la extensión local (T), número de ganglios linfáticos afectados (N) y existencia o no de metástasis (M) en una escala de 0 a 4 y orienta sobre la posible pauta de tratamiento y un pronóstico más o menos favorable.

Tratamiento

Dependiendo del tipo histológico y del estadio TNM en el que se encuentra el tumor, el tratamiento será más o menos agresivo y se basa en la cirugía para extirpar la masa tumoral y en la quimioterapia y la radioterapia.

En estadios precoces cuando el tumor no se ha extendido, la resección quirúrgica puede ir desde la extirpación del lóbulo pulmonar afectado hasta la resección del pulmón entero, siendo el pronóstico en estos casos muy bueno, pero si hay invasión de ganglios linfáticos o metástasis a distancia, la cirugía no es útil y el tratamiento consiste en combinaciones de quimioterapia y radioterapia.

Como el riesgo de recidiva del cáncer de pulmón es alto aunque se haya resecado completamente (reaparece en un porcentaje elevado de pacientes), la quimioterapia también puede administrarse tras la cirugía para evitar posibles recidivas y mejorar el pronóstico.

Para los casos de cáncer de pulmón microcítico la quimioterapia es la primera elección.

Secuelas y complicaciones

La recuperación completa tras el tratamiento está condicionada por la complejidad de la propia cirugía y por los efectos secundarios de la quimioterapia y de la radioterapia.

La falta de un lóbulo pulmonar o de todo el pulmón completo no afecta para realizar una vida normal, más si el otro pulmón está sano y con ejercicios de rehabilitación respiratoria, paulatinamente se va recuperando una capacidad pulmonar suficiente para la actividad diaria.

Los efectos secundarios de la radioterapia como la fatiga, la irritación de la piel de la zona irradiada o la disfagia, por inflamación de la mucosa del esófago que produce molestias al tragar alimentos, van desapareciendo en unas semanas tras el tratamiento de la misma forma que al dejar la quimioterapia desaparecen las nauseas, vómitos, cefaleas, dolores musculares, la fiebre y resto de efectos adversos de estos fármacos.

Esperanza de Vida

Aun siendo el cáncer de mayor mortalidad en el mundo, en España el número de muertes por cáncer de pulmón está descendiendo paulatinamente en los hombres favorecido por las campañas para dejar de fumar, pero sin embargo, está aumentando entre las mujeres al haber aumentado el número de fumadoras en los últimos años.

En España fallecen unas 18.000 personas al año por cáncer de pulmón. Es la primera causa de muerte por cáncer en el sexo masculino y la sexta en el femenino.

Según datos de la Asociación Española Contra el cáncer, la supervivencia global al cáncer de pulmón sin tener en cuenta la edad del paciente, ni tipo de tumor, ni fase en la que se empieza a tratar la enfermedad, es solamente de un 10% a los cinco años del diagnóstico, por lo que urge continuar adoptando medidas para controlar el consumo de tabaco entre la población española al ser este la causa principal del cáncer de pulmón.

Etiquetas: CáncerCáncer de pulmón
Suscríbete gratis

Si te interesa tu salud, te interesan nuestros artículos.

También puedes leer

Deja un comentario

comments powered by Disqus

Blog Vidasana Clínica Universidad de Navarra

Siga nuestro feed RSS

¿Estas buscando una noticia en concreto?

Introduce un término a buscar
Suscríbete gratis

Si te interesa tu salud, te interesan nuestros artículos.

Archivo del Blog
2014
Contraer archivo del blog

Qué es - Qué cubre - Por qué lo necesitas - Conoce la clínica - Preguntas frecuentes - Blog